FANDOM


Terminal Estás leyendo un artículo del Universo 40k-Memorias de la Anarquía.

Si quieres corregir algún error, sólo déjalo en los comentarios para que el autor lo sepa.

Editar

Hacía ya poco tiempo, los Garras Disformes habían vuelto a estar complétamente activos, con su Señor del Capítulo, Vak el Grande, recién sacado del campo de éstasis. Y, claramente, el Administratium se enteró del hecho... y mandó a los Puños Imperiales en una misión suicida, con el fin de atacar Devrish IV, y, acto seguido, destruirlo.

Era un fatídico día, llovía en grandes cantidades. Para nosotros, y, especialmente, para mí, la caída de 5 Cápsulas de Desembarco en la superfície de Devrish IV nos resultó muy sorprendente. De ellas salieron como unos 20 hermanos de los Puños Imperiales. Empezaron a disparar a las tropas que vigilaban la zona... fueron aniquiladas sin piedad, acto que no debimos hacer, ya que desencadenó una guerra tremenda durante unos instantes. 

Unos 20 minutos después de la repentina caída de las cápsulas de desembarco, una flota de Thunderhawks apareció en el firmamento, acompañada de la caída de varias cápsulas que despejaron la improvisada plataforma donde se posaron. Unos 300 Puños Imperiales salieron en total, 3 compañías enteras directas a la muerte... o éso creíamos, hasta que, un sargento de la 27º Compañía de Garras Disformes apareció y detuvo a la barbarie de hermanos hijos de Dorn. El Sargento fue un cebo, mientras que intenaban negociar, unas 12 compañías se presentaron al combate para apoyar la 3º Compañía (Que se encontraba allí mismo). 

La batalla duró apenas unos instantes. Fue muy intensa. Los Puños Imperiales se dieron cuenta, como hicieron losUltramarines 2 milenios atrás, de que no eramos herejes debido a nuestros diseños de armadura y el grito de guerra secundario que teníamos (Y tenemos aún), el clásico ¡Por el Emperador!. Los Puños Imperiales volvieron, e informaron al Administratium de que no nos volvimos renegados. Éste último no les creyó por lo tanto mandó una nave de exploración a Devrish IV. La detectemos, sabíamos que era imperial, por lo tanto no ataquemos.

Acto seguido, la Legión de los Cicatrices Blancas quiso confirmar que no nos volvimos herejes, ya que en el pasado ambas Legiones eran muy buenas compañeras. Y así fue, como, con 3 Legiones conociendo la verdadera historia y el actual paradero nuestro, todos se comenzaron a percatar de su grave error. Tras unas 15 décadas, ahora nos encontramos en el 334.42M y los Garras Disformes, tras varios milenios, hemos sido perdonados.

Es hora de presentarme, soy un veterano de la 1º Compañía, mi nombe es Trikonne Austurion, más conocido como Tikkone.

La Inquisicón condenó a San Lákaro a pena de muerte por el hecho de condenarnos a un exílio innecesario, lo cuál desencadenó una gran rebelión liderada por el Santo Hereje Lárako. Capítulos de Marines Espaciales, que iban desde la 3º fundación hasta la 23º fundación, siguieron enteros al hereje buscando la condenación de nuestra Legión. Todas las Legiones Leales, la Guardia Imperia, las Hermanas de Batalla, los Capítulos que no seguían a Lárako... en general, fue una masacre, donde ganemos pírricamente... y los antiguos seguidores de Lárako intentaron unirse de nuevo, con éxito, al Imperio.

Sección I: Renacimiento ImperialEditar

Los Garras Disformes éramos buenos negociando, puede que incluso más que la Casta de Agua Tau. Conseguimos negociar con un Imperio Orko llamado Loz Zakeadorez, con un mundo Tau llamado Sat'hui, con los mundos astronaves Biel-Tan y Lyanden e incluso con los Necrones de Necromundinis IV. Con esas fuerzas xenos apoyándonos, conseguimos reunificar gran parte del antiguo Imperio de la Humanidad, siendo Gárrikus proclamado con un Alto Señor de Terra y un Señor de la Guerra, a parte del Señor del Eclesiarquia, lo que le convertía en el nuevo Emperador.

Gárrikus no quería abusar, así que buscó la manera más efectiva de hacer renacer al Emperador de la Humanidad, y que sepa muy bien su pasado el renacido Imperio. Buscó ayuda en Lyanden, marchando durante medio milenio a las entrañas del Mundo Astronave. Después buscó ayuda en Necromundinis IV, y solapó ambos conocimientos con los de los mejores Mekánikos y Matazanoz de Loz Zakeadores, liderados por Karkan er Zakeador. Después, entrejuntó los conocimientos aprendidos con los que sabía de psíquica y con lo que aprendió comandando su Legión en la Disformidad durante 6 milenios y medio.

Actualmente, en el cuadragesimotercer milenio, el Emperador, aunque sin moverse de su sítio debido a su mal estado físico, consigue llevar al Imperio hacia la prosperidad, agradeciendo con toda su gratitud a su compañero Gárrikus. Se ha terminado ya la Gran Cruzada, después de 13.000 años de su inicio.

Los Salamandras, los Cicatrices Blancas, los Puños Imperiales, los Ultramarines, los Garras Disformes y un montón de Tau de Sat'hui intentaron defender el mundo astronave de Biel-Tan, el más amenazado por su proximidad al resto de mundos Eldar. No hubo mucha guerra, pues, Alaitoc, el más cercano de los mundos astronaves, no estaba preparado para una guerra de tal magnitud.

Gárrikus, en sus 300 años de mandato sobre el Imperio, enseñó a todos que los Xenos no eran tan peligrosos si se les trata bien, y que podían proporcionarles arcanas tecnologías útiles para la colonización de mundos.