FANDOM


Hace muchos miles de millones de años, cuando ni siquiera se había terminado de formar la civilización mundial de la Tierra, en un universo paralelo de tercera categoría había una galaxia de cuarta categoría, en donde había sistema planetario que por el contrario era de primera categoría, debido a su gran belleza y capacidad para albergar vida.

Constaba de tres estrellas, una era una enana blanca muy brillante, la segunda era del mismo tipo que sería el Sol durante la era de la expansión de la humanidad y la tercera estaba en el estado de supergigante roja, estas estrellas estaban rodeadas de una hermonsa aureola de polvo color azul metálico; a su alrededor orbitaban siete planetas multicolores debido a su amplia vegetación, los cuales eran a su vez orbitados por diminutos satélites de composición rica en cristales, los planetas estaban rodeados por anillos de minerales iridiscentes, creando unos efectos maravillosos. Cada siete años pasaban dos comentas gemelos, que con sus dos colas de blanco resplandeciente proyectaban numerosos arcoiris al pasar entre los satélites transparentes.

Sin embargo, toda esta belleza planetaría pasaba inapreciada porque no podía ser admirada por ninguna forma de vida inteligente, dado que los únicos seres biológicos eran plantas y animales irracionales muy primitivos.

Este escenario se mantuvo intacto durante muchos cientos de millones de años, hasta que finalmente llegó una flota de naves espaciales proveniente del altamente contaminado y casi desertizado planeta Aqueronte, perteneciente al primer sistema colonizado por la humanidad de Próxima Centauri.

Al parecer su planeta estaba en peligro de desintegración debido al abuso de la explotación de sus recursos radioactivos y a una guerra apocalíptica. Los visitantes, arrepentidos de "en qué habían convertido su planeta natal", decidieron declarar Patrimonio Universal al fantástico sistema descubierto, dando así ejemplo a las futuras generaciones de seres del universo.